App escuelas

>Experiencias

Coronavirus y Educación

Desde el pasado 15 de marzo, el gobierno de Chile decretó la suspensión de clases escolares para infantes, niños y adolescentes. La medida es parte de las acciones preventivas que buscan frenar la propagación y contagio del Covid-19 en el país latino. La nación registró su primer caso el 3 de marzo y al 20 de ese mismo mes la cifra rondaba los 434.

El virus, catalogado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha instalado en 172 países, dejando hasta marzo de 2020 unos 267 mil infectados y 11 mil fallecimientos. Con tales hechos, el pronóstico no es alentador. Por ello,  proteger a los pequeños en edad escolar, sacándolos de las aulas de clases, ha sido una acción común en todas las regiones en los que ha hecho presencia el Coronavirus.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), las consecuencias tras el Covid-19 son desoladoras. Al menos, la mitad de los chicos en edad escolar del mundo no tienen clases. Se entiende que se tratan de medidas necesarias, pero el organismo cataloga como un reto único nunca visto, tener que compensar la enseñanza en el salón de clases en casa, para unos 850 millones estudiantes. Y la cifra seguirá creciendo.

Además de la interrupción de la enseñanza formal, surgen otros problemas. Los más pobres o familias de bajos recursos se ven afectados al dejar de recibir los programas alimenticios que se ofrecen en muchas escuelas para los estudiantes. En el caso de Chile se prometió mantener el “servicio de alimentación de la JUNAEB”.

La suspensión por el Coronavirus no son vacaciones. Es por ello que se están estableciendo mecanismos para continuar con la educación desde los hogares. El uso de la tecnología, de plataformas digitales, de Apps, mensajería instantánea, redes sociales y otros mecanismos que ayuden a trabajar en conjunto a distancia es la opción real.

Cómo afectará al sistema educativo el Covid-19

De continuar con las clases y tareas escolares a distancia, usando las Apps, tecnologías y plataformas adecuadas el impacto futuro tras la vuelta al aula puede minimizarse. Es por ello que los Gobiernos, incluido el chileno, han expresado su disponibilidad para facilitar los mecanismos necesarios para implementar las clases remotas.

A través del Ministerio de Educación, los chilenos podrán acceder a un sistema online desde el portal oficial. Al menos, esto es lo que se anunció tras el decreto de cuarentena escolar por el Covid-19. A nivel mundial, la Unesco también presta colaboración a los países y niños que necesitan continuar sus estudios en aislamiento.

Asesoría técnica, reuniones virtuales con las autoridades competentes de cada país afectado son parte de las acciones que ha tomado la Unesco. La organización alerta que no hay que minimizar el impacto de cierres masivos de escuelas. Entre las trabas para la educación a distancia señalan el atraso tecnológico en muchos países afectados por el Covid-19. Conexión a internet deficiente, falta de preparación de los padres (muchos con menor formación educativa que sus hijos)  y falta de ayudas económicas para sobrevivir en cuarentena.

Podria interesarte

Como las TICs pueden ayudar frente a la emergencia de Coronavirus

Continuar leyendo

El desafío de la continuidad académica frente al Coronavirus

Continuar leyendo

COVID-19 y su avane en Chile

Continuar leyendo